miércoles, 21 de diciembre de 2016

jueves, 14 de julio de 2016

Playa de Coído al atardecer

Tan cerca y tan oculta esta playa de Coído en Cobas-Ferrol.
Cuantas veces habré pasado al lado del camino que conduce a ella en dirección al faro de Cabo Prior? unas cuantas... y nunca hubiese imaginado que detrás de la maleza que invade el sendero de acceso hubiese una maravillosa playa de cientos de cantos rodados cubiertos de musgos.
El acceso no es fácil y menos portando una mochila fotográfica y un trípode, pero el ingenio de alguien colocando una cuerda facilitó el descenso/ascenso.
Queda pendiente volver, esta fue una primera toma contacto con el tranquilo lugar de Coído.



miércoles, 15 de junio de 2016

Palomares de Baquerín de campos bajo la tormenta


Sin haberlo planeado y después de atravesar enormes extensiones de campos de cereales llegamos a Baquerín de Campos Palencia. Con lo grande que es Castilla y es la segunda vez que estamos aquí!!  
Esta vez los cielos se cubrían por momentos con pesadas nubes grises y después de que un fuerte viento avisase de que iba a caer un diluvio volvía a salir el sol.
Hubo tiempo de entrar en uno de los palomares y ver como era por dentro, la luz era mínima y los excrementos de las palomas lo inundaban todo, pero mereció la pena verlo.
Baquerín de campos, un pueblecito chiquitito en el que hay que detenerse, en otro post le tocará a pueblo.













jueves, 2 de junio de 2016

Érase una vez las lavandeiras de Sillobre.....

El pasado mes de mayo se celebró en mi tierra natal la recreación de un oficio ya desaparecido, el de las lavandeiras. Las más conocidas para mi eran "Las de Teresa" y "Las Landeiras" Pepita y Milagros.
No hace tantos años... más siendo muy niña las recuerdo ver llegar con los enormes lotes de ropa sobre sus cabezas. Se dirigían desde Sillobre al muelle de Perlío donde se subían a la lancha que las llevaba hasta Ferrol. Las lavandeiras trabajaban para familias pudientes, lavaban la ropa sucia de toda la semana y cuando volvían se la llevaban limpia.
Se dice que de Sillobre al muelle de Perlío y viceversa iban en carros de vacas, algo dificil de recrear hoy en día pues ya nadie tiene vacas en la zona, ni carros de madera como los de entonces.
En esta ocasión se hizo con carros de caballos actuales y llegados al atrio de la iglesia de Sillobre cada lavandera cogía su atillo e iba al lavadero de Mérita.
Lavar en invierno con la luz de un candil, lavar y lavar, enjabonar, usar ceniza para clarear y mojar cada vez que se secaba, volver aclarar y tender sobre un seto o algún arbusto que soportase el peso de las sábanas o prendas sin el uso de pinzas, recoger y vuelta a Ferrol a dejar la ropa limpia y traer la sucia, así era la labor de estas mujeres antaño.
Otras muchas mujeres no lavando la ropa de otras familias lavaban la suya propia, algo que con la llegada de las nuevas tecnologías se ha perdido.Los lavaderos eran centros de reunión donde se hablaba y comentaban acontecimientos novedades etc, las niñas acompañaban a sus madres/abuelas, siempre querían imitar a las mayores y para entretenerlas les daban a lavar pequeñas prendas y las últimas lascas de jabón....
La recreación de este evento en el atrio de Sillobre se complementa con tareas cotidianas como el hilado de la lana, confección de prendas de lana, la costurera, la panadería, cestería, bolillos, la escuela, los niños, el maestro, el cura...  no ha faltado la banda de gaitas para amenizar y tampoco la representación de una simpática obra de teatro. 
Es de admirar la disposición de los vecinos participantes quienes han colaborado para llevar a cabo tan bonito evento, felicidades a ellos y a toda la organización por haberlo hecho posible.
Mis humildes fotos con todo mi cariño y afecto a la tierra que me vio nacer y crecer.